sábado, 20 de noviembre de 2010

Significado del tiro tradicional con Arco

El tiro con Arco


                                                                                                                                   El camino del cielo
                                                                                                                  semeja a quien tensa el arco.
                                                                                                                
Humilla lo alto y alza lo bajo.      


                                                                                                                               Tao Te king ( 

LXXVII)
    


 El contenido simbólico de un arte está originalmente ligado a su función práctica, pero no se pierde necesariamente cuando, bajo ciertas condiciones   el arte  se practica como un juego o deporte.  De tal manera que para el que posee el conocimiento del simbolismo tradicional  es posible equilibrar la balanza entre lo físico y lo «metafísico» que es característico de todas las culturas tradicionales

Narrador con arco turco

  Las prácticas del tiro con arco en Turquía y el la India, antes y después de que la introducción de las armas de fuego,  nos proporciona un excelente ejemplo de los valores rituales que pueden todavía ser inherentes en lo que a un observador moderno podría parecerle un «simple deporte».  Los arqueros  solian disparar sus flechas sobre placas de hierro y espejos de metal, o bien las disparaban a valiosos premios colocados sobre postes elevados: los simbolismos involucrados son evidentemente los de la «penetración»., y el de la obtención de los bienes solares. De esta forma, podemos asumir que, la «doctrina» implicaba una identificación del arquero mismo con la flecha que alcanzaba su blanco.

Cuatro flechas de la cruz de Malta

       En el Islam un Hadit atribuye a Muhammad el dicho de que «hay tres a quienes Allah conduce al Paraíso por medio de una y la misma flecha, es decir su hacedor, el arquero, y el que la cobra y la devuelve», entendiendo aquí el comentador. Otro Hadit glorifica el espacio entre los dos blancos como un «Paraiso».   Estos dos blancos representan  la «Vía» que conduce directamente desde el sitio del arquero hasta el blanco solar. De alguna manera es un «Equivalente», en proyección horizontal, del Axis Mundi y haciendo andadura sobre esta Vía el arquero está siempre, por lo tanto, en una posición «central» y «paradisíaca» con respecto al resto del «Campo» entendido como un todo.  Se observará además que en el uso alternado de los dos blancos hay un disparo en dos direcciones opuestas, una desde y otra hacia la posición original del arquero; el disparo desde una posición junto al segundo blanco implica un retorno de la flecha a su lugar primero, y es claro que las dos nociones son las de «Ascensos» y «descenso» y que la «Vía» es una suerte de Escala de Jacob.

Ideograma de China, Una flecha vertical que cruza una diana cuadrada

Para representar a China se utiliza el pictograma «chung-kuo» o Reino del Medio. Está formado por una línea vertical que representa una flecha y un cuadrado que representa una diana y como tal símbolo de centro e inmutabilidad. El ideograma para representar el “Axis Mundi” en la antigua china, y que se encuentra en la Basílica del Pilar de Zaragoza, se denomina «Ya» y está formado por la imagen especular repetida del pictograma «kung» que es una representación del arco. 
 Para entender estas imágenes ideogramáticas nos puede ayudar el simbolismo emblemático del arco y la flecha entre el pensamiento metafísico. La cuerda del arco, al ser tensada, hace descender el extremo superior del mismo y ascender el extremo inferior. De esta forma las dos extremidades del arco se ponen en relación con el Cielo y la Tierra, realizando simbólicamente en su tensado el descendimiento del Espíritu y la asunción de la Materia. Esta identificación de las extremidades del arco con los mundos celeste y terrestre y con otros pares polarmente contrastados como la concha y el pilar; es desde antiguo comúnmente utilizada para interpretaciones de índole cosmológica como se puede leer en Heráclito (Fr. LVI): «La armonía del mundo en orden es una armonía de tensiones contrarias, como la del arpa o la del arco».

Concha con Pilar en la puerta a la cripta de la Basílica del Pilar

Tanto el arco como la lira son figuras emblemáticas de Apolo, el dios de la armonia, y de alguna forma la conjugación de los contrarios mediante ella. La etimología de su nombre nos dice algo del principio esencial que representa, pues se puede interpretar “A” como alfa privativa, dado que el resto del nombre «pollon» corresponde al término que en griego designa lo «mucho». De tal forma que es el dios que lleva a la unidad por remisión de la pluralidad. Sabemos de Plotino que «Apolo» era el nombre emblemático con el cual los pitagóricos expresaban simbólicamente el «Uno»


Apolo


Un autor llega hasta «derivar» el arco y la flecha de los que fueron dados por el Arcángel Gabriel a Adán. Este había suplicado a Dios que le ayudara contra los pájaros que devoraban sus cosechas. Así Gabriel dijo a Adán: «Este arco es el poder de Dios; esta cuerda es su majestad; estas flechas son la cólera y el castigo de Dios inflingidos a sus enemigos». Desde Adán la tradición fue transmitida a través de la «cadena. de los Profetas. Se dice que el arco compuesto le fue revelado a Abrahán.


Equipo de arquería turco

  A la cabeza del gremio de los arqueros está el «sayj del campo».  El gremio mismo es una agrupación definitivamente secreta, dentro de la cual solamente hay admisión por cualificación e iniciación. La cualificación es principalmente un asunto de instrucción bajo un maestro, en la que la aceptación de un aspirante, o más bien de un discípulo, se acompaña de un rito en el que se dicen plegarias en beneficio de las almas  de los arqueros de todas las generaciones y de todos los arqueros creyentes.


Cosmograma Taoista, en el centro el Axis Mundi, configurando el pictograma dos arcos opuestos

Cuando el aspirante ha pasado a través del curso entero de la instrucción y se ha vuelto diestro, entonces sigue la aceptación formal del candidato por el sayj.   Este instruye entonces al maestro de ceremonias para que lleve al discípulo a su maestro, de quien recibirá la «empuñadura».     De esta forma el aspirante es ahora un miembro del gremio de los arqueros y un eslabón en la cadena que remonta hasta Adán. En adelante nunca usará el arco a menos de estar en una condición de pureza ritual.    La recepción de la «empuñadura». Es el signo exterior de la iniciación del discípulo. Por supuesto, durante mucho tiempo se ha acostumbrado al arco, pero lo que se significa por la «empuñadura. es algo más que un simple asidero del arco: la empuñadura misma implica el «secreto». La empuñadura es de hecho, en el caso del arco compuesto usado por los Turcos y la mayor parte de los Orientales, la parte media del arco, la cual pone en relación sus otras, dos partes, superior e inferior. Es por esta pieza media como el arco es hecho uno. Solamente cuando se intenta comprender esto, aparece la significación metafísica del arco, el cual había sido descrito por Gabriel como el «poder» de Dios; la empuñadura es la unión de Dios con el Profeta. Pero decir esto es formular el «secretos solamente en su forma más críptica: una explicación más amplia, basada sobre las enseñanzas de Ibn alArabi se comunica al aspirante. Aquí se indica solamente que lo que constituye el eslabón entre la Deidad-arriba y el Profeta-abajo es el Quth en tanto que Axis Mundi, y que éste es una forma del Espíritu.


Símbolo del "Axis Mundi"en la torre de la Basílica del Pilar

La literatura india contiene textos en los cuales los valores simbólicos del tiro con arco son evidentes. El Tgveda Samhita    dice que cuando se tensa el arco se lleva  al niño (la flecha) como una madre lleva a su hijo, y cuando con comprensión común ellos se separan (soltando la flecha), entonces golpean al adversario.  En esta tradición la flecha se asimila a Agni, el hijo del Cielo y de la Tierra, cuyo nacimiento coincide con la separación de sus padres. Agni tiene iconográficamente Cinco dardos. De ahí deriva también la iconografía de Ama Leva, el dios del amor, como un arquero

Bodhisattva practicando una de las 64 artes en el monasterio de Mulgirigala

  Las dos extremidades del arco se ponen nuevamente en relación con el Cielo y la Tierra y con otros pares sexualmente contrastados. Recordemos las citas de  Heráclito: «La armonía del mundo ordenado es una armonía de tensiones contrarias, como la del arpa o la del arco».
  

Artemisa

   En Athorva Veda Samhita el arquero es el «Señor de la Voz».   Así es evidente que la cuerda del arco corresponde a la voz como órgano de expresión, y la flecha al concepto audible expresado. Asi en Athorva Veda  se dice que los Brahmanes, los representantes humanos del Señor de la Voz,  tienen flechas penetrantes que no se gastan en vano.  Siendo la lengua la cuerda de su arco y sus terribles palabras las flechas.   En esta concepción terminológica  subyace la idea que disparar la flecha,  se utiliza  como como espetar  o «hablar claro».  


Flecha con pluma de buho

Así una «flecha. puede ser literalmente un dardo alado o metafóricamente una «palabra alada». El  término sánscrito patatrin  «alado»,  denota un «pájaro» o una «flecha». Esta palabra cubre ambos valores, pues el veloz e irrefrenable vuelo del pensamiento se compara a menudo al de los pájaros y el simbolismo de los pájaros y el de las alas está estrechamente vinculado con el de las flechas. El lenguaje del tiro con arco puede, en verdad, ser aplicado a todos los problemas del pensamiento y de la conducta.
En los cantos rituales de los nativo-americanos, concretamente en el ritual del peyote, al toque de maraca y a la voz se compara a unas flechas que apuntan al fuego central. La vara que el cantante sostiene en la mano izquierda es, a su vez, imagen del arco.

Canto y toque ritual del Peyote

También la "Jaculatorias" que se cantan y rezan en los oficios católicos representan otras flechas que se lanzan al cielo. La etimología procede del latín iaculatorius, relativo al lanzamiento. Parece ser que cuando se rezaban jaculatorias antiguamente, se miraba al cielo y se hacían gestos con las manos como lanzando algo invisible hacia arriba.
El mismo simbolismo lanzador se encuentra en los Salmos. Estos son himnos o cantos litúrgicos. El   término "Salmo" tiene su origen en la tradición griega de los septuaginta, que le da el nombre de Psalmoi. Esta palabra es la traducción del hebreo “mizmor”, que significa cántico para interpretar con la Lira. El término Psalmós, del verbo “psalein” designa el acto de pulsar la cuerda. Así mismo designaba la acción de tensar y soltar la cuerda del arco al disparar una flecha.


Rey David tocando la Lira

En sánscrito  la raíz «sadh», de donde «sadhu», como «hombre santo». y como una exclamación de aprobación, es «ir directamente al blanco»; sadhu puede calificar bien al arquero  o bien a la flecha.   Se dice: «como el flechador endereza el dardo, así el hombre sabio rectifica su voluntad.  En el texto Mahjanaka Jataka, se dice: “un flechador al enderezar una flecha la mira a todo lo largo con un ojo cerrado, y de esto se saca la enseñanza de la visión unitaria.

Arjuna

La punta de una flecha standar, vista desde el ojo del arquero, tiene el mismo diámetro que el Sol, es decir medio grado. De esta forma, tendriamos que disparar 360 flechas  si quisiéramos cubrir todo el horizonte.
 Este hecho no deja de tener cierta relevancia simbólica.

Comparación entre diámetro de la punta de flecha y el Sol


 En los textos clásicos y mitos se dice que el arco es el arma real por excelencia y  siempre se hace un enorme hincapié sobre la rectitud del rey, no será irrelevante señalar que las palabras Sanscrita “rju” significa «derecho», pertenecen a la raíz común que subyace en «recto», «rectificar., y «regio. Lo mismo en el latín regere y rex y sanskrito raja. Desde el punto de vista tradicional, un rey no es un gobernador «absoluto», sino el administrador de una ley trascendente, a la cual se conforman las leyes humanas. En más de una ocasión Sankara hace del caso del flechador profundamente absorto en su tarea un ejemplo de concentración contemplativa.

Rey David

Aparadh, lo opuesto de radh es «errar el blanco», de donde «extraviar», «desviar», «fallar», «pecar».   El origen de esta teminología debe ser atribuido a la cultura de la caza, cuyo lenguaje sobrevive en nuestra propia expresión «acertar (o errar) el blanco», frapper le but. Del  término sánscrito vyadh «traspasar» deriva vedha y vedhin («arquero») y probablemente vedhas («sabio» en el sentido de «penetrante»), derivando de vid («conocer» o «encontrar»).
  

Arquero chino

    Como hemos dicho, el arco es el arma real por excelencia; la pericia en el tiro con arco es para el rey, lo que el esplendor de la divinidad es para el sacerdote.  Es en su capacidad en tanto que Ksatriyas como Rama y el Bodhisattva pueden cumplir sus hazañas de tiro con arco.  
El arco como símbolo del poder corresponde a la concepción del poder de Dios, otorgado por Gabriel a Adán, para su protección, como se ha citado más atrás de fuentes Turcas. Es desde este punto de vista, el del dominio, como podemos comprender mejor los ritos ampliamente extendidos del disparo de flechas a los Cuatro Cuadrantes.   «Con el arco conquistaremos las regiones». En el Kurudhamma Jâtaka (J II. 372) aprendemos que los reyes en un festival trienal «solían ataviarse con gran magnificencia, y vestirse como Dioses... de pie en la presencia del Yakkha Cittarâja, disparaban a los cuatro puntos cardinales flechas pintadas con flores».

Marco lucernario de la Basílica del Pilar, conformado por dos Arcos opuestos

En Egipto, el disparo de flechas hacia los cuatro cuadrantes era una parte del rito del entrenamiento faraónico. Parece que esta ceremonia tenga por objetivo definir el poder que tiene  Horus de lanzar, como el sol, sus rayos a las cuatro partes del mundo. En el relieve proveniente de Karnak se representa así disparando, guiado por Horas y Seth.  Este rito se acompaña, o puede quizás reemplazar a otro en el cual se libertan cuatro pájaros a fin de que vuelen hacia los Cuatro Cuadrantes; el pájaro y la flecha son símbolos equivalentes.
 En China, en el nacimiento de un sucesor real, el maestro de los arqueros « con un arco de madera de morera y seis flechas de Rubus salvaje, dispara hacia el Cielo, hacia la Tierra, y hacia los Cuatro Cuadrantes» (Li Chi X.2.17); la misma cosa se hacía en el Japón.


Ciudad prohibida y sus cuatro puertas.

Parece ser que este rito de disparar a los cuatro cuadrantes y fijar un centro, pertenece al rito fundacional de la ciudad y en las tomas de posesión territoriales. Por ejemplo despues de la caída de la capital tolteca de Tula, los chichimecas liderados por Xólotl llegaron al valle de Mexico, alli Xolotl subió al monte Yócotl disparando cuatro flechas con todas sus fuerzas a las cuatro partes del mundo, occidente, oriente, norte y sur. Este hecho está representado pictográficamente en el Códice Xólotl (Dibble 1980)  La estructura de la ciudad prohibida de Pekín, presenta una disposición  determinada por esta forma de fundación.
En ella se pueden ver cuatro puertas en los cuatro puntos cardinales y un canal con forma de arco atravesados por cinco puentes que simbolizan las cuatro flechas de los extremos mas la quinta del centro.

Canal con forma de Arco y cinco puentes como flechas

  El arquetipo del rito que implica así el dominio es evidentemente solar. En narraciones hinduistas, el rey dispara cuatro flechas separadas reflejando un tiro con arco supernatural en el cual los Cuatro Cuadrantes son penetrados y, virtualmente sujetados por la descarga de un único dardo. Esta hazaña, conocida como la «Penetración de la Esfera»  se describe en el Sarabhanga Jataka , donde se atribuye al Bodhisattva Jotipâla, el «Guardián de la luz» y un «tiro infalible».

Arjuna

      Esto es claramente una exposición de la doctrina del «hilo del espíritu» (sutratman), en concordancia con la cual el sol, en tanto que punto de enganche, ensarta estos mundos a sí mismo por medio de los Cuatro Cuadrantes, con el hilo del espíritu, como gemas en un sedal.  La flecha es el equivalente de la «aguja», y se podría decir  que los cuatro cuadrantes están «cosidos entre sí y a su centro común; correspondiendo al ojo de la aguja la extremidad o plumas, o la muesca de la flecha a la cual está atado el hilo. En la práctica ordinaria una flecha no deja ningún rastro visible de su paso. Puede observarse no obstante que una flecha con un hilo fino atado a ella puede ser disparada a través de una sima de otro modo infranqueable; por medio de este hilo puede tenderse una línea más fuerte, y así sucesivamente hasta que la misma queda salvada por una soga; de esta manera el simbolismo del tiro con arco puede combinarse con el del «puente». El principio es el mismo en el caso de los modernos salva-vidas, en los cuales se dispara una cuerda, en este caso con un arma de fuego, desde la playa a un barco que se hunde, y por medio de esta cuerda puede tenderse una «línea-de-vida» más fuerte.


De la misma manera Dante en la Divina Comedia se refiere al Valor Eterno como blanco: «Y allí ahora, como al lagar apuntado, el poder de esa cuerda de arco nos lleva, la cual dirige hacia un blanco dichoso a quienquiera que la descarga».  
 Se debe aludir a la práctica del tiro con arco en tanto que un «deporte» en el Japón actual, haciendo uso de un libro valioso compilado por Mr. William Acker, el pupilo americano de Ma. Toshisuke Nasu, cuyo propio maestro, Ichikawa Kojuro Kiyomitsu, «había visto efectivamente el arco usado en la guerra, y que murió en la arquería mientras llevaba su arco a los ochenta años de edad». El libro es una traducción de las instrucciones de Toshisuke Nasa, con un comentario agregado. Los extractos muestran cuan poco tiene este Deporte del carácter de mera recreación que implica la noción del deporte en las culturas seculares:
«La disposición es la base de todo lo demás en el tiro con arco. Cuando tomas lugar ante el objetivo para disparar, debes desterrar todo pensamiento de las demás gentes de tu mente, y sentir entonces que el asunto del tiro con arco te concierne a ti solo..! Cuando vuelvas así tu cara hacia el blanco no lo mides simplemente, sino concéntrate también sobre él... no debes hacer eso con los ojos sólo, mecánicamente, por así decir —debes aprender a hacer todo desde el vientre».

Tratado de arqueria chino

Y nuevamente: «Por dozokuri se significa la posición del cuerpo bien asentado sobre el soporte provisto por las piernas. Uno debe considerarse a sí mismo como semejante al Buddha Variocana (es decir, el sol), calmo y sin temor, y sentir como si uno estuviera, como él, en el centro del universo».
   En la preparación para disparar, el énfasis mayor se pone sobre la relajación muscular, y sobre un estado de calma que ha de ser obtenido por una respiración regular; justamente como en los ejercicios contemplativos, donde la preparación es igualmente vista a una «liberación». Al apuntar (mikomo, de miru, ver, y de Komu, apretar) el arquero no mira simplemente al blanco, sino que «aprieta-adentro o «fuerza-adentro» de él su visión, como si estuviera anticipando el fin a ser alcanzado por la flecha misma. La respiración del arquero debe ser regulada, en orden a Concentrar la fuerza de uno en el foso del abdomen—entonces puede decirse que uno ha llegado a una comprensión real del tiro con arco».

Altar samurai con el símbolo del "Axis mundi" en el centro

En este énfasis sobra la respiración profunda es visible el factor Zen (Sanscrito dhyana), y en el énfasis que se pone sobre el Espíritu (Ki; Chino chi, Sánscrito atman prana) en la misma conexión, es visible el factor Taoísta. Mr. Acker destaca que todas las artes y ejercicios japoneses son designados como «Vías» (michi; Chino tao), es decir, disciplinas espirituales:

«...uno puede decir inclusive que esto es especialmente así con el tiro con arco y en la esgrima pues  hay arqueros que te dirán que si logras acertar el blanco o no lo logras no importa en lo más mínimo—que la cuestión real es que salgas del tiro con arco espiritualmente». Es decir que acertar el blanco de hecho debe ser el resultado del propio estado de mente de uno; una evidencia, más bien que la causa de su condición espiritual. «Te concierne solamente la acción (que sea "correcta"), nunca sus resultados: que los resultados de la acción no sean tu motivo, ni te contengan de actuar»

Kyudo o "Vía del Arco"

La consumación del disparo está en la liberación de la flecha... la Disposición, la Preparación, el levantamiento del Arco, el Tensado y Sustentamiento, todo esto no son sino actividades preparatorias. Todo depende de una liberación de la flecha inintencional e involuntaria, efectuada por la recordación dentro de uno de la postura de disparo entera... el estado en el cual la liberación de la flecha tiene lugar por sí misma, cuando la respiración del arquero parece tener el poder místico de la sílaba «Om»... En ese momento la postura del arquero está en orden Perfecto—como si fuera inconsciente de la partida de la flecha... un disparo tal se dice que deja detras una prolongada resonancia—moviéndose la flecha tan serenamente como un soplo, y, en verdad, pareciendo ser casi una cosa viva... Hasta el momento final uno no debe temblar ni en el cuerpo ni en la mente... (Así) el tiro con arco japonés es mucho más que un «deporte» en el sentido occidental; pertenece al Bushido, la Vía del Guerrero.
Además, las Siete Vías están basadas sobre principios espontáneos, y no sobre el mero razonamiento:
«Habiendo tensado suficientemente,
No "tires" ya más, sino "conduce"-lo
«Quietamente sin asir»
El arco nunca debería saber
Cuando la flecha ha de partir».

Kyudo

La liberación efectiva de la flecha, como la del contemplativo, cuyo paso del Dhyana al samadhi, de la contemplatio al raptus, tiene lugar súbitamente en verdad, pero casi inadvertidamente, es espontánea, y por así decir incauzada. Sí todas las preparaciones han sido hechas correctamente, la flecha, como una paloma mensajera, encontrará su propio blanco; justamente como el hombre que, cuando parte de este mundo atado en acto, (Krtakrtya, Katam Karaniyam), habiendo hecho cuanto había de ser hecho, sería vano preguntar que devendrá o adónde irá, sino que inevitablemente encontrará el ojo de buey, y pasando a través de esa puerta del sol, entrará en el Empíreo más allá del «amurallamiento» del cielo.

Samurai

Uno ve así cómo en una sociedad tradicional toda actividad necesaria puede también ser la Vía, y que en una sociedad tal no hay nada profano; una condición cuya inversa ha de verse en las sociedades seculares, donde no hay nada sagrado. Vemos así que inclusive un Deporte puede ser también un «yoga», y cómo las vidas activa y contemplativa, el hombre exterior e interior pueden ser unificados en un acto de ser único en el cual ambos sí mismos cooperan.


Arqueros japoneses
  ¡Homenaje a vosotros, oh portadores de flechas,    
                   y a vosotros, oh arqueros, homenaje!  
¡Homenaje a vosotros, oh flechadores, y a               
                   vosotros, oh hacedores de arcos!»

               Taittirôya  Samhitâ  IV. 5.3.2. y 4.2.
.

4 comentarios:

Jan dijo...

Hola Abulafia,

me he dado una vuelta por tu blog y me ha resultado muy grata. Encuentro temas muy bien desarrollados y que me interesan.

Estaré pendiente de las novedades que vayan apareciendo.

Recibe un cordial saludo.

Jan

Juanto F Speakbow dijo...

Con tu permiso Abulafia,

Enlazo este interesante trabajo en mi página de Speakbow en Facebook...


Gran saludo.

jose Gil Martin dijo...

http://mundo-tradicional.blogspot.com.es/

la Alquimia Tradicional en el Ser, ritual sYmbolico en la arqueria.
Cuanto cuesta el nacimiento de el hijo, en este alumbramiento celeste el rayo(la flecha)liga la nupcia entre el cielo y la tierre,marca la primera polaridad y sus limites por donde se comprueba la unicidad del verbo y luz.La lectura sYmbolica
tan necesarea en el trabajo de cualquier disciplina tambien deviene conocimiento en el plano medio de las formaciones conjugando el acto de conocer con el sujeto conocedor y el objeto conocido aquí tenemos el triangulo vivo que el arquero
es symbolo, y este en el espacio sagrado que se abre ante sus ojos, al darse el movimiento se actualiza en rito.
El arco y arquero son una sola cosa conjuntamente con la flecha y el blanco. El arco es el cuerpo, la cuerda el alma y la flecha el espiritu. Así el arco tambien tiene tres partes bien visibles la empuñadura en el cuerpo del arco y sus dos palas la superior que tiene que ver con lo celeste, aereo osea el aire, y la pala inferior con lo terrestre y mutable, al tensar el arco las palas tienden por el arte a acercarse, aumentando lo que falta, y disminuyendo lo que sobra.La cuerda(el alma),que está
contenida en el espiritu tambien tiene tres puntos bien determinados sus dos extremos uno anclado en el cielo y el otro extremo de la cuerda anclada en la tierra, el tercer punto es la distancia media entre los dos anteriormente descritos y es el punto de enfleche de la flecha (espiritu). En la flecha tambien reconocemos tres partes que siempre son uno solo, el astil, los timones en su parte trasera y la punta, interiormente en este ritual del tiro con arco nuestra punta que sus misión es penetrar su propia naturaleza espiritual ya no esta forjada por ningun metal, si no que esta es de la dureza más dura que la tierra puede proporcionar, (el diamante). El alma(la cuerda)tiene propiedades estringentes, cuagulatorias y el espiritu(la flecha) su propiedad es la, de la disolución en su propia esencia o naturaleza espiritual.La naturaleza con sus cuatro elementos tiende siempre a fijarse en su propia materia primera,cuando por el arte de toda arte estos cuatro elementos se reunen dos a dos, los contrarios son comprendidos como complementarios en el centro de estas dos diagonales con sus cuatro extremos, aquí tenemos la quinta esencia, aquí tenemos el blanco que en realidad es uno mismo,en si mismo y por si mismo. Diremos que nada entra en la existencia sin que contenga tres principios, podriamos poner todos los ejemplos del mundo pero solo indicaremos unospocos, ( ritmo,melodia y harmonía),(alto,ancho y largo),(tiempo,espacio y movimiento),(sujeto,verbo y predicado)(presente,pasado yfuturo) etc.etc.
El vuelo de la flecha es rebis(doble), simultaneamente que nuestra flecha penetra el mismo centro del blanco aquí abajo en lo formal, en lo sutil este mismo vuelo de la flecha penetra en nuestro centro interior más oculto, que es la fuerza fuerte de todas las cosas:. (
>>>--)->
(
J . G . M . Yusuf

Ducke Ballmin dijo...

Yo empecé a tirar el otro día, pero no sabía de la existencia del arco turco. Cuando ya esté un poco más ducho en el tema me voy a probar. Tengo un grupo de whatsapp con unos amigos y vamos a tirar a un campo. En general todos acordamos por whatsapp, se puede el whatsapp descargar gratis, y cada vez se va sumando más gente al grupo. Es muy recreativo el asunto y hay que ir ganando puntería. Desde luego, están los que ya nacen con eso, pero la técnica se desarrolla.